22 Diciembre

“La Grandeza de Dios”

(Deut 33:26-27)

Moisés llega al fin de su gran poema profético. Antes de despedirse para siempre de su pueblo, Moisés les regala esta serie de bendiciones específicas a cada tribu. Y al terminar de hacerlo, su mente vuelve al tema de la grandeza de Dios.

Es como si alguien escuchándolo dijera, “¿Cómo sabremos que todas estas bendiciones se van a dar, Moisés?”. Él responde diciendo, “No hay como el Dios de Jesurún” (v.26a). Lo que está diciendo es lo siguiente: “Los dioses de otras naciones podrían fallar a sus devotos, pero no nuestro Dios. Jehová, el Dios de Israel, no es como los demás dioses. Él sí existe; es poderoso, fiel, misericordioso y bondadoso”.

NOTA

Recordemos que “Jesurún” es un nombre poético para el pueblo de Israel (ver Deut 32:15; 33:5).

Con una imagen dramática, Moisés presenta a Dios cabalgando sobre las nubes, viniendo para ayudar a Su pueblo Israel (v.26b). Los cielos de los cielos no pueden contener la grandeza de Jehová. Por eso Su pueblo puede estar seguro, porque nadie podrá impedir que Dios defienda y proteja a Israel. Él los sacó de Egipto; Él los trajo por el desierto cuarenta años; Él ya les dio la tierra al este del río Jordán; Él iría delante de ellos para garantizar la conquista del resto de la Tierra Prometida. Y una vez establecidos en esa tierra, Jehová se encargará de bendecirles abundantemente. Lo único que el pueblo de Israel tiene que hacer es aprender a obedecer a Dios y guardar Su pacto.

En el Sal 18, David describe cómo Dios viene para ayudar a aquel que le clama pidiendo ayuda. Repentinamente la tierra es sacudida (Sal 18:7); Dios se levanta para proteger a Su hijo (Sal 18:8-9); viene volando sobre las nubes (Sal 18:10); lanza relámpagos sobre los enemigos de Su pueblo (Sal 18:13-14); desciende de lo alto, toma a Su hijo en Sus manos y lo salva (Sal 18:16-19).

REFLEXIÓN

Leamos todo el Sal 18, meditando sobre nuestra experiencia. ¿Nos ha salvado Dios en algún momento de gran necesidad? ¿Hemos aprendido a confiar en Él? ¿Clamamos a Él en momentos de angustia? Demos gracias a Dios por tener Alguien tan grande que nos defiende en momentos críticos de la vida. Aprendamos a confiar en Él.

Jehová no sólo es fuerte y grande, sino también eterno. “El eterno Dios es tu refugio” (v.27a). Moisés estaba por morir, pero Dios es eterno. Él siempre estaría con el pueblo de Israel; Él sería su refugio hasta el fin de los tiempos.

El refugio que Dios provee para Su pueblo no es algo impersonal y frío, como una ciudadela o fortaleza. Más bien, es algo muy personal y abrigador. Es nada menos que “los brazos” de Dios (v.27b). Sus brazos nos sostienen y nos protegen contra todos nuestros enemigos. ¡Qué privilegio para el pueblo de Dios! Con justa razón Moisés exclamó, “No hay como el Dios de Jesurún” (v.26a).

Fue Dios quien echó a las naciones delante de Israel, al este del río Jordán (v.27c). Lo hará también al otro lado del río. El Dios de Israel no es como los demás dioses. Él no cambia; es altamente confiable. Todas Sus promesas son “Sí” y “Amén” (2 Cor 1:20).

Israel enfrentaba enemigos de carne y hueso; los habitantes de la Tierra Prometida. Pablo dice que los enemigos de la Iglesia son diferentes. No son de carne y hueso; son enemigos espirituales (ver Efe 6:12). Nuestros enemigos son el pecado, el “mundo”, Satanás y los demonios. ¡Son enemigos muy fuertes! Incluyen “principados”, “potestades” y “gobernadores de las tinieblas” (Efe 6:12). Por eso tenemos que fortalecernos en el Señor y en el poder de Su fuerza (Efe 6:10).

Por tan fuerte que sea algún enemigo, alguna tentación o alguna debilidad de carácter, si Dios ordena: “Destruye” (Deut 33:27d), será destruido. Él quiere que vivamos en victoria, no derrotados.

REFLEXIÓN

¿Estamos confiando en Dios? Moisés habla en una forma muy personal, “El eterno Dios es TU refugio” (v.27a). ¿Lo sentimos así? ¿Lo es para nosotros, personalmente? ¿Estamos disfrutando victorias sobre el pecado y las tentaciones?

No te lo guardes, comparte…Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr0Pin on Pinterest0

Un comentario para 22 Diciembre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top