21 Diciembre

“La Bendición de Aser”

(Deut 33:24-25)

La última bendición está dirigida a la tribu de Aser, cuyo territorio abarcaba la costa del norte de la Tierra Prometida. Aser fue el hermano a Gad, y el segundo hijo de Zilpa, la sirvienta de Lea. Jacob predijo que tendría una vida de abundancia (Gén 49:20); Moisés lo confirma.

“Bendito sobre los hijos sea Aser” (v.24a). Estas palabras indican que Aser tendría una bendición descomunal, mayor que la de sus hermanos. ¿A qué se debió eso? Quizá la respuesta se encuentre en su propio nombre. Cuando nació, Lea dijo: “Para dicha mía; porque las mujeres me dirán dichosa” (Gén 30:13). Por eso le dio el nombre, “Aser”, que significa “dichoso” o “feliz”.

Lea era infeliz porque sabía que Jacob no la amaba (Gén 29:31). Ella trató de ganar su afecto dándole hijos (Gén 29:32), pero no funcionó. Hasta el final, Jacob seguía amando más a Raquel que a Lea. Ante semejante decepción, Lea comenzó a buscar más a Dios. Cuando nació su cuarto hijo, Judá, ella pensó en sí misma, diciendo: “Esta vez alabaré a Jehová” (Gén 29:35). Cuando nació su sexto hijo (por medio de Zilpa), ella puso su mirada en las demás personas: “las mujeres me dirán dichosa” (Gén 30:13).

Al pasar los años, Dios bendijo a este hijo de Zilpa, y él fue de bendición a sus hermanos. Todos se alegraron por la bendición que Dios le dio. Por eso Moisés añade las palabras, “Sea el amado de sus hermanos” (v.24b). A veces las bendiciones que Dios nos da provocan la envidia y los celos de los que nos rodean. No fue así con Aser. Él disfrutó la aceptación de sus hermanos.

REFLEXIÓN

Feliz la persona a quien Dios bendice y que disfruta por ello el favor de los que la rodean. Eso se dará cuando la persona mantiene su humildad y sencillez, y aprende a compartir las bendiciones con otros. ¿Somos así nosotros? ¿Nos alegramos cuando Dios bendice a otros? ¿Compartimos con otros las bendiciones que Dios nos da? Como hermanos en Cristo, no debemos vivir en competencia el uno con el otro, sino en un ambiente de compañerismo espiritual.

Moisés expresa la medida de la bendición de Dios usando un modismo hebreo: “Y moje en aceite su pie” (v.24c). Job usa una expresión parecida cuando habla de los tiempos que él disfrutó la bendición de Dios: “Cuando lavaba yo mis pasos con leche” (Job 29:6). En el Antiguo Medio Oriente el aceite de oliva se usaba para untar el cuerpo y así refrescarse del calor. El aceite normalmente se aplicaba a la cabeza. En este caso, Moisés dice que Aser tendría suficiente aceite para bañarse los pies.

Además de contar con muchas bendiciones agrícolas, representadas por la abundancia de aceite, Moisés habla de las bendiciones que Dios daría a la tribu en el área de la minería. “Hierro y bronce serán tus cerrojos” (v.25a). Los “cerrojos” eran las barras de metal que usaban para asegurar las puertas de las ciudades. Otras versiones traducen, “calzado”, considerando que el texto está describiendo la vestidura de los soldados de Aser. La palabra en hebreo se deriva de un verbo que significa ‘asegurar’ o ‘atar’. Sin embargo, lo importante no es tanto lo que se ‘asegura’, sino el material que se usa. El uso de hierro y bronce señala la riqueza de la minería en el territorio de Aser.

La última bendición tiene que ver con las fuerzas físicas para disfrutar la vida y gozar las bendiciones de Dios: “Y como tus días serán tus fuerzas” (v.25b). No hay nada más triste que acabar la vida sin fuerzas. Moisés mantuvo su fuerza física hasta el final (Deut 34:7) y deseaba lo mismo para la tribu de Aser.

REFLEXIÓN

No hay nada más triste que ver a una persona llegar al fin de su vida, con una abundancia de bienes materiales pero sin tener las fuerzas físicas para disfrutarlas. La buena salud es una de las mejores bendiciones que Dios nos puede dar. Es mejor tener poco, con una buena salud; que tener muchas cosas materiales y una salud quebrantada. Valoremos la salud que tenemos y cuidémosla.

No te lo guardes, comparte…Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr0Pin on Pinterest0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top