19 Octubre

(Deut 27:11-13) Cuando Dios llamó a Abram, en Ur de los Caldeos, prometió bendecirle a él y a sus descendientes (ver Gén 12:1-3). Lo que no aclaró en ese momento, aunque estaba implícito en el llamado, fue que la bendición divina dependería de la obediencia a Dios. La desobediencia conllevaría el castigo divino. Ese es […]

Leer más