Sanación de Danielito

Testimonio de la familia Rodríguez Tejada

Como familia teníamos dos opciones: dar la espalda a Dios y renegar por lo que ocurría o ajustar nuestra vida a lo que estaba pasando, es decir a la voluntad de Dios.

Nuestra oración como padres siempre ha sido que Dios pueda tocar tan profundamente el corazón de nuestros hijos que ellos permanezcan firme en sus caminos.

Podríamos decir que como familia estábamos en una etapa muy estable, era el 2011 y nuestros hijos crecían. Pero Dios tenía otros planes para nosotros, planes que no imaginábamos, planes que cambiarían nuestra vida por completo. Nuestro hijo mayor de un día para otro enfermó gravemente.

Íbamos viendo como cada día su cuerpo decaía y externamente el panorama era muy triste: tenía el cuerpo lleno de ampollas, no podía valerse por sí mismo y tenía dolor intenso las 24 horas del día, la enfermedad que contrajo se llama Steven Johnson y es un síndrome que da una persona en un millón.

Después de 3 días nuestro hijo llegó hasta cuidados intensivos, si alguien tuvo la oportunidad de verlo, parecía que hubiera caído a una olla de agua hirviendo, estaba totalmente quemado por fuera y por dentro.

Solamente los que han pasado por una circunstancia parecida puede entender el dolor, devastación e impotencia la ver un hijo así.

Le preguntábamos a Dios: el ¿para qué de todo esto? ¿Por qué a nosotros? ¿Por qué de esta manera?

Como familia teníamos dos opciones: dar la espalda a Dios y renegar por lo que ocurría o ajustar nuestra vida a lo que estaba pasando, es decir a la voluntad de Dios.

Fueron días difíciles, días en los que sólo Dios podía sostenernos. Dios comenzó a obrar y era increíble ver la manera en como lo hacía, El proveía todo lo que necesitábamos incluso lo que Daniel necesitaba: fortaleza, fe, convicción del propósito de Dios para su vida, medicina, médicos y la anhelada sanidad.

Dios sanó y levantó a nuestro hijo un domingo de resurrección, en sólo diez días ya lo teníamos de vuelta en casa celebrando su cumpleaños número 11. Los casos que he conocido de esta misma enfermedad han permanecido meses en cuidados intensivos y muchos de ellos no han sobrevivido. Las oraciones de nuestra familia, iglesias, amigos en varias partes del mundo fueron las que nos sostuvieron y se unieron a favor de Daniel.

Reconocemos que nuestro Dios es poderoso y Él puede hacer todas las cosas posibles, Él puede cambiar el panorama más oscuro y alumbrarlo con su misericordia y gracia.
Nuestro corazón estará eternamente agradecido a Dios por la obra maravillosa en nuestra familia.

Dany y WendyPapá y MamáFamilia Rodríguez Tejada

No te lo guardes, comparte…Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr0Pin on Pinterest0

Un comentario para Sanación de Danielito

  1. ESTE TESTIMONIO PÀRA MI FUE DE GRAN AYUDA AL VER COMO DIOS OBRO EN LA VIDA DE DANIELITO PUES COMPRENDI QUE EL CUIDA DE NOSOTROS EN TODO TIEMPO HASTA EN LOS MOMENTOS MAS DIFICILES QUE PODAMOS ESTAR PASANDO…. DESEO COMPARTIRLES A USTEDES COMO FAMILIA .. PUES YO NACI DE 6 MESES Y MEDIO PESE UN KILO 300 NO TENIA UÑAS NI CEJAS Y PERMANECI EN INCUBADORA MAS DE 2 MESES XQ ERA DEMASIADO FRAGIL Y FUERON PASANDO LOS DIAS Y TUVE PARO RESPIRATORIO DONDE YA NO HABIA ESPERANZA DE VIDA PARA MI….PERO DIOS FUE TAN GRANDE Y BUENO CONMIGO QUE ME DEJO VIVIR…..CON REHABILITACION Y CUIDADOS FUI MEJORANDO SIENDO OPERADA EN LIMA EN LA CLINICA SAN JUAN DE DIOS … GRACIAS DIOS SE QUE TENIAS UN PROPOSITO EN MI VIDA Y ES ESTAR EN TUS CAMINOS… DIOS LOS GUARDE FAMILIA TEJADA

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top