Semana 29 – Lunes

“Bienaventurado el hombre q quién tú, JAH, corriges, y en tu ley la instruyes” (Salmos 94:12)

LA BIENAVENTURANZA DE LA CORRECCIÓN

(Salmos 94:12)

LA Biblia enseña que Dios disciplina a los que ama, lo que muestra la disciplina divina como un acto de amor, Siendo así, debemos aprender a apreciar las correcciones que recibimos de parte del Señor sin quejarnos, puesto que nos corrige porque quiere enderezar nuestros pasos, para nuestro propio bien. “Bienaventurado el hombre a quien tú, JAH, corriges”, es la expresión del salmista para presentar al corregido por Dios como una persona privilegiada y favorecida. Bienaventurado, como sabemos, significa feliz, dichoso; felicidad que en este caso está relacionada con la mano correctiva del Padre Dios.

La Escritura Sagrada dice que si somos disciplinadas, entonces somos hijos, de lo contrario no podríamos decir que Dios es nuestro Padre, quien como Padre sabio y amoroso, no corrige sin previamente instruir a sus hijos. Él siempre instruye en su ley a quienes llama a ser parte de su familia, de otra manera los hombres no sabrían qué hacer. Es verdad que tenemos su Palabra, pero con la mente natural nadie puede entenderla, mucho menos cumplirla. Será necesario que Dios mismo instruya para que su ley tenga lugar en el corazón y la vida. Gracias a la obra de Cristo en la cruz podemos disfrutar del ministerio del Espíritu Santo: “… él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho” (Jn 14:26)

Muchos males vienen en razón de la rebeldía del corazón y, en otros casos, por la ignorancia de la ley de Dios. El salmista dice que Dios instruye y corrige a los hombres “para hacerles descansar en los días de aflicción” (v. 13), lo que quiere decir que Él salvaguarda a través de la enseñanza de su Palabra,. Siempre que ésta sea respetada y cumplida. Pero lo que dice este salmo también implica que así como Dios es protector, también es corrector de los suyos, privilegio que está limitado a los hijos de Dios.

PARA MEDITAR Y ORAR

¿Cuáles son las últimas instrucciones que has recibido de Dios?

Devocionario: Libro de los Salmos – Wilson Chávez Valderrama

No te lo guardes, comparte…Share on Facebook2Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr0Pin on Pinterest0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top