La verdadera misión nace en el corazón de Dios

Por Zurisaday Magdiel Sabaducci Solano

Es fácil desear hacer misiones, es fácil desear predicar el evangelio, es fácil desear ir algún lugar; pero lo verdaderamente desafiante es encontrar el corazón de Dios para que confirme SU MISIÓN EN NUESTRO CORAZÓN…

Antes de viajar a Huamachuco, leía un libro sobre MISIONES y me impactó el capítulo: “CRISTO: MISIONERO POR EXCELENCIA”, me hizo pensar en lo que significó para Cristo cumplir la misión que había nacido en el corazón de Dios.

Al llegar a Huamachuco y ver a Mayra que solo con la ayuda de Dios y el aliento de los hermanos, trata de cumplir la misión de Dios, quebrantó mucho mi corazón y sintiéndome limitada por mi discapacidad al no poder hablar, mi corazón le clamó al Señor: “Señor mío…si es tanta la necesidad porque no abres mi boca para que escuchen tu voz, Señor…déjame proclamar la esperanza de Cristo para que otros tenga salvación…”, y Dios respondió mi oración. Viajé un miércoles sin poder hablar y un Jueves, Dios me dio su voz.

Esos días salimos con Mayra a tocar las puertas, visitar a los hermanos, dar amor a los niños, animar a los adolescentes y el sábado viajamos a LLAMPA. ¡Conocer a Ciro fue precioso! pero había un alma más que esperaba conocer la esperanza de Cristo… ¡ADRIÁN!, el hermanito de Ciro, a quién le pregunté ¿conoces a Jesús? y él me respondió: NO…esa fue la oportunidad que Dios me dio, para hablarle de Cristo y si a mi llegada se mostró reacio, a mi despedida, sus ojitos se nublaron de tristeza al soltarlo de mis brazos; no había duda que había sentido el amor de Dios y por eso ahora lo he hecho parte de mi vida y de mi corazón.

El día domingo, Mayra y yo despertamos a doblar rodillas para sentir el poder de Dios, ella salió a recoger a sus niños de los hogares y yo me quedé preparando el sermón. Esa mañana los niños recibieron el calor de Dios y los adultos, la manifestación del Señor ¡Dios nos bendijo! ¡Dios obró! porque la misión que encomendó a Mayra y a mí, había nacido en su corazón…

Para hacer misiones, hay que estar lleno de PODER y tener VIVO a Cristo en nuestro corazón porque si no diría ¡De que me sirve mi voz, mis fuerzas, todo mi ser, si no cumplen el propósito de Dios! 

  • Huamachuco
  • Huamachuco
  • Huamachuco
  • Huamachuco
  • Huamachuco

Zurisaday Magdiel Sabaducci Solano

No te lo guardes, comparte…Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr0Pin on Pinterest0
Etiquetas :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top